Correo electrónico

Uso del correo electrónico para compartir archivos

En las empresas que no usan una solución seria para compartir archivos, muchos equipos terminan colaborando mediante adjuntos de correo electrónico. Es una forma sencilla de compartir archivos, ya que la única tecnología que requiere es la que posiblemente usan a diario. Sin embargo, tanta sencillez tiene ciertas carencias, como la sincronización de los archivos, la seguridad y la incapacidad de enviar documentos grandes.

Contexto

El protocolo SMTP (Simple Mail Transfer Protocol, protocolo simple de transferencia de correo), una de las tecnologías básicas que se usan en la entrega de correo electrónico, se diseñó para enviar mensajes de texto sin formato entre usuarios. Las limitaciones de este diseño han tenido consecuencias importantes en el desarrollo del correo electrónico.

MIME

Para resolver las limitaciones del texto sin formato, se creó el estándar MIME (Multipurpose Internet Mail Extensions, extensiones multipropósito de correo de Internet). MIME añade compatibilidad para los archivos adjuntos que no son de texto y para los mensajes de correo con varias partes. Ambas funciones son importantes a la hora de compartir archivos.

MIME codifica los archivos adjuntos como bloques de texto. Esto solo convierte el archivo a un formato que SMTP puede procesar, pero no cifra tus datos. Asimismo, los mensajes MIME también contienen información sobre el tipo de archivo para que el programa de correo electrónico sepa cómo gestionarlo. Los mensajes con varias partes son los que permiten incluir un mensaje de texto y un archivo en el mismo mensaje de correo electrónico.

Ten en cuenta que los estándares MIME y SMTP son complementarios. El primero define el contenido del mensaje, mientras que el segundo define la forma en que el mensaje llegará hasta el destinatario. Puedes considerar el contenido MIME como una "carta” que se mete en un "sobre" SMTP.