Cómo planificar el presupuesto familiar

Dirigir una casa puede ser estresante, sobre todo manejar las finanzas. Lee estas sugerencias de cómo organizarte cuando se trata del presupuesto familiar.

Las finanzas personales son una habilidad

Ya sea que estés ahorrando para unas vacaciones soleadas o simplemente contando los centavos para un día lluvioso, las finanzas personales deben estar siempre en primer lugar cuando se trata de la casa. Crear hábitos de gasto positivos y manejar un presupuesto personal son habilidades de vida que todos deberían conocer, incluso los niños. Introduce algunas de estas sugerencias de presupuesto en tu casa para dar un gran ejemplo a tus hijos y hacer tu vida más fácil.

Conoce tu flujo de efectivo

Tal vez pienses que los términos “flujo de efectivo” y “gastos” solo se utilizan en la oficina, pero ser bueno con el dinero es un concepto universal, ya sea que estés administrando un negocio o simplemente asegurándote de que tu familia no gaste en exceso. Es esencial entender claramente los fondos que aportas todos los meses y el dinero que gastas; no puedes manejar un presupuesto si en realidad no sabes cuál es.

Si crees que tener todo esto asignado a la memoria es demasiado pedir, intenta utilizar Excel para elaborar una hoja de presupuesto. Mejor aún, almacena esta información en un documento seguro en línea, para que puedas acceder a ella en cualquier lugar y actualizarla a medida que cambien tus circunstancias de vida. He aquí algunas sugerencias de lo que puedes incluir en la lista:

  • Ingresos mensuales (tu salario neto y cualquier otra fuente de ingresos)
  • Reembolsos de tarjetas de crédito (una cifra aproximada)
  • Las primas de seguro adeudadas (seguro médico, seguro de automóvil, seguro de vida, etc.)
  • El pago de la hipoteca o el alquiler
  • Préstamos para estudiantes (si los hay)
  • Planes para teléfonos celulares
  • Gastos de vida (tus facturas promedio de comestibles y servicios públicos por mes)
  • Gastos de funcionamiento del automóvil o el presupuesto de transporte público
  • Membresía en guarderías/gimnasios, etc.
  • Fondo de ahorro/emergencia (dinero que se pretende ahorrar todos los meses sin falta)

Una vez que deduzcas el total de tus gastos de tu salario, tendrás una idea más clara de los ingresos disponibles que te quedan.

Sé realista sobre tus expectativas de ahorro

Por supuesto, a todos nos encantaría ahorrar 1000 USD al mes, pero eso no es algo que pueda concretar la gran mayoría de la gente. Establece presupuestos y planes de gastos que sean alcanzables. Si quieres ahorrar 400 USD, pero tus facturas mensuales se los comen de forma constante, empezarás a pensar que estás continuamente gastando de más y sufrirás todo el estrés que eso conlleva. En realidad, 300 USD en ahorros es algo de lo que enorgullecerse, y no deberías sentirte culpable por tener que pagar las cuentas.

Sé realista sobre tus gastos

Saber lo que puedes ahorrar va de la mano con saber lo que puedes gastar. Todos somos culpables de pensar en que un pequeño gusto que nos demos no hará una diferencia, pero estos pequeños gastos se suman rápidamente. Cuando establezcas tu presupuesto mensual, no seas modesto con tus gastos. Si sabes que gastas 20 USD a la semana para comer afuera, lo tienes en cuenta, o quizás te gastes 20 USD en servicios de transmisión y en gastos de comida en tu casa. No dejes piedra sin remover cuando crees una descripción general concisa de las finanzas de tu casa.

Fíjate si tu banco puede ayudar

Muchas plataformas bancarias en línea te permiten establecer objetivos de ahorro y te enviarán un correo electrónico de advertencia si estás en peligro de tener un sobregiro. Consulta con tu banco para ver si puedes crear una meta establecida o limitar tus gastos, de modo que tengas más de un par de ojos en el dinero que sale de tu cuenta todas las semanas. Incluso si tu banco no lo permite, existen muchas otras aplicaciones de gastos y, una vez que tengas el hábito de realizar un seguimiento de tus gastos, tendrás una visión mucho más clara de lo que precisamente se separa mes a mes.

No pierdas tus documentos

Cuando se acerca el momento de pagar los impuestos, es común desear haber sido un poco más organizado con tus documentos en el transcurso del año. Con un escáner de documentos, puedes simplemente tomar una foto y convertir de forma digital todos tus documentos sin esfuerzo. Guárdalos de forma segura en una carpeta de Dropbox o compártelos con un vínculo protegido por contraseña y estarás al tanto de tus asuntos en poco tiempo.

¿Cuál debería ser mi presupuesto mensual?

Tu presupuesto mensual siempre debe tener en cuenta tus gastos esenciales. Así que, si ganas 1500 USD al mes, y tus gastos suman 1100 USD, eso significa que te quedarán 400 USD para gastar de forma factible sin endeudarte. Si quieres poner 200 USD en ahorros, entonces solo tendrás 200 USD. Desde luego, cuanto menor sea su presupuesto, más difícil puede ser aferrarse a él. Sin embargo, en términos generales, es mejor sobrestimar los gastos que subestimarlos; después de todo, la gestión de la deuda es mucho más difícil que ajustarse a un presupuesto.

Existen diferentes técnicas de presupuesto que puedes intentar para asegurarte de tener hábitos de dinero saludables, como las siguientes:

La regla 50/30/20

Creado por Elizabeth Warren, el programa de presupuesto 50/30/20 desglosa tus finanzas en “necesidades” (alquiler, facturas, etc.), “deseos” (obsequios, compras en centros comerciales, etc.) y “ahorros”. Eso significa que todas tus “necesidades“ deben ser el 50 % de tus ingresos totales, lo que puede implicar recortar los gastos de comestibles o encontrar una oferta de servicios más barata. Tus “deseos“ deben llegar al 30 % de tus ingresos y tus “ahorros“ deben ocupar el 20 %. Tener un objetivo establecido como este puede dar estructura y tranquilidad a tus problemas de administración del dinero. También puede ser bastante flexible, ya que al tener el 30 % de tu presupuesto asignado a gastos no esenciales, puedes fácilmente agregar otro 10 % a tu asignación de ahorros.

El método del sobre

Esta es una gran opción para las personas que les gusta ser más prácticas con su dinero, ya que es un sistema de ahorro basado en el dinero en efectivo. Aunque eso puede ser una ventaja para cualquiera que no haya adoptado la forma de gastar sin dinero, significa que no disfrutarás de la seguridad de una tarjeta de débito o crédito. Dicho esto, los estudios demuestran que es menos probable que se gaste de más si se paga en efectivo.

Este método hace que establezcas tu presupuesto en sobres, uno para los comestibles, uno para los pasatiempos, etc. Llevas el sobre asignado cada vez que vas a las tiendas, al cine o a comer, y cuando se acaba el dinero, ya no se gasta más en esa área hasta el día de pago. Esto da una comprensión muy clara de cuánto te queda, ya que está ahí mismo en tu mano.

¿Cómo puedo ahorrar en mi presupuesto familiar?

Existen varias maneras de reducir los gastos diarios, incluidas las siguientes:

  • Optar por marcas más baratas en el supermercado
  • Encontrar una oferta más barata de energía
  • Evaluar de qué “lujos” se puede prescindir

Hablando de lujos, ¿cuántos tienes? Internet, por ejemplo, es una parte vital de cualquier casa, pero, ¿estás pagando por asignaciones de datos que en realidad no necesitas? Las velocidades que necesita una casa que incluye un trabajador independiente y un ávido jugador son mayores que las que necesita una familia joven, por ejemplo. Haz tu investigación y asegúrate de que obtienes la mejor relación calidad-precio.

Sé inteligente con el dinero

El conocimiento es realmente poder cuando se trata del presupuesto familiar. Ten una visión clara y precisa de lo que ganas y lo que gastas, y no descartes las herramientas digitales útiles: si pueden funcionar para tu oficina, pueden funcionar para tu casa. Dropbox permite guardar recibos, documentos financieros y presupuestos en un lugar de fácil acceso. Esto significa que, incluso si optas por un sistema de ahorro basado en el dinero en efectivo, como el método del sobre, aún puedes tener un registro digital de tus gastos y una clara comprensión de a dónde va tu dinero. Guardar hojas de trabajo de presupuestos y documentos financieros con Dropbox te permitirá verlos en varios dispositivos, compartirlos de forma cómoda con compañeros de habitación y familia, y, lo más importante, mantenerte enfocado en tu objetivo.