Cómo establecer objetivos de manera efectiva

Descubre la importancia de establecer objetivos para el desarrollo personal y profesional, y explora las herramientas y sugerencias necesarias para la adaptación exitosa de los objetivos en los equipos.

¿Por qué es importante establecer objetivos?

Establecer objetivos no es algo que deba reservarse para el comienzo de un nuevo año; establecer objetivos personales puede ser una herramienta realmente eficaz para fomentar un mejor rendimiento y productividad, independientemente de lo importante o insignificante que sea ese objetivo.

Establecer objetivos es como la cartografía del éxito.

Ayuda a legitimar tus tareas y responsabilidades, asegurando que siempre sepas específicamente por qué objetivo estás trabajando y por qué razón. En términos más simples, un objetivo es un destino, pero lo que importa es cómo se llega a él. Establecer objetivos es como la cartografía del éxito.

En esta guía, describiremos un proceso efectivo de establecimiento de objetivos para aprovechar al máximo tus aspiraciones, tanto para ti personalmente como para tu equipo.

Establecer objetivos es sumamente importante porque te ayuda a reconocer, organizar y realizar tu visión personal. La mayoría de las personas tiene alguna idea de cómo le gustaría que progresaran su vida y su carrera, e incluso si crees que tú no lo sabes, establecer objetivos puede ayudarte a identificar el futuro que verdaderamente quieres.

Puedes utilizar el establecimiento de objetivos como una forma de desglosar tu visión más amplia y categorizar las diversas cosas que debes lograr para llegar a donde quieres estar. Ya sean objetivos personales o profesionales, establecerlos te ayudará a dar sentido a los desafíos que enfrentas en tu camino hacia el éxito.

Hay muchos estudios que demuestran que el establecimiento de objetivos exitosos es una actividad enormemente efectiva para las personas. Establecer objetivos también puede aumentar la motivación y la productividad de un equipo, lo que a su vez puede beneficiar a toda una organización.

Por ejemplo, un estudio de 1979 realizado por la Escuela de Negocios de Harvard observó a los graduados de MBA y halló que, en los diez años siguientes a su graduación, el 13 % de la clase que se había fijado objetivos ganaba el doble, en promedio, que el 84 % que no tenía ningún objetivo.

Además del desarrollo profesional, también se ha demostrado que establecer objetivos mejora el bienestar personal.

¿Qué objetivos específicos debo establecer?

Puedes establecer objetivos basados en todas las áreas de tu vida, ya sea tu carrera, vida social, objetivos de aptitud física, bienestar general, creatividad, o lo que más te importe. Sean cuales fueran tus ambiciones, convertirlas en objetivos tangibles y manejables te acercará un paso más a concretarlas.

Tal vez tengas grandes objetivos, como comprar una casa en los próximos cinco años, y quizá tengas objetivos más pequeños, como correr cinco millas antes de las 8 de la mañana. Puede diferir el modo en que se abordan los diferentes tipos de objetivos como estos. Y, aunque puede que tengas unos grandes sueños, es importante evitar fijarse objetivos poco realistas. Desde un punto de vista psicológico, no alcanzarlos podría dañar tu confianza e impedirte seguir adelante.

¿Qué es la teoría de establecimiento de objetivos SMART?

Es posible que hayas oído hablar de los objetivos SMART antes, un término acuñado por primera vez en 1981. SMART se refiere a un sistema o criterio utilizado para establecer y cumplir eficazmente los objetivos, en concreto, en un entorno de trabajo, aunque se puede seguir utilizando el sistema eficazmente con objetivos personales. SMART es una sigla en inglés que significa específico, medible, alcanzable/lograble, relevante y temporal. Existen muchas maneras diferentes de enfocar el establecimiento de objetivos, pero la prevalente y más confiable es la de los objetivos SMART.

Sugerencias para establecer objetivos personales para el trabajo:

Los objetivos SMART ayudan a definir los criterios con los que deberías establecer tus objetivos; pero una vez que conoces tus objetivos, ¿qué haces realmente con ellos?

¡Anótalos!

Los objetivos solo se convierten en verdaderos objetivos una vez que migran de la mente al papel –o a la pantalla, tal vez–. De hecho, el mencionado estudio de negocios de Harvard descubrió que el 3 % de los graduados que había escrito a mano sus objetivos ganó diez veces más que el 97 % restante junto, diez años después de la graduación.

Escribir tus objetivos ayudará a hacerlos un poco más tangibles, y psicológicamente ayudará a inculcar su importancia si los escribes de forma continua. Establecer tus objetivos por escrito te ayuda a visualizarlos. Y es mucho más fácil tenerlos en mente cuando están escritos justo delante de ti.

Deberías ajustar el lenguaje que usas cuando escribes tus objetivos, así que, en vez de pensar “podría intentar terminar esa propuesta la semana que viene”, escribir “terminaré la propuesta para el jueves al final del día” ayuda a la motivación. Evita palabras y frases, como “me gustaría”, “podría” o “lo intentaré” y, en su lugar, utiliza un lenguaje positivo y asertivo, como “lo haré” o “voy a hacerlo”. Verás que es mucho más fácil mantenerte al tanto de tus objetivos con confianza.

Comparte tus objetivos

Escribir tus objetivos ayuda a hacerlos tangibles. Y, cuando compartes tus objetivos con otras personas, eso puede alentarte aún más a alcanzarlos. No importa quién sea: si compartes tus objetivos con un gerente, supervisor, compañero de equipo, amigo o familiar, eso puede ayudarte a ser más responsable, mientras que ayudarlos a ellos te ayuda a ti a ser realista.

Compartir los objetivos profesionales con los compañeros de equipo ayuda a facilitar un entorno de trabajo más sólido y de mayor colaboración. Cuando todos comprendan la visión y los objetivos de cada uno, podrán trabajar juntos para lograr objetivos más unificados que ayudarán a tu equipo a crecer.

Utilizando un espacio de trabajo inteligente, como Dropbox Business, tu equipo puede centralizar sus objetivos y crear sistemas colaborativos y personalizables para organizarlos y administrarlos.

Crea un plan de acción

Alcanzar metas también se facilita mediante la elaboración de un plan de acción. Si tienes una idea clara de los pasos que debes dar antes de comenzar, te será mucho más fácil concentrarte en ellos. Toma nota del proceso para que puedas tachar tus logros a medida que avanzas. Esto te ayudará a medir tu progreso y te mantendrá motivado.

Por ejemplo, establecer un objetivo para aprender a tocar el piano a fin de año es un objetivo claro. Pero si no has establecido también un plan de cómo hacerlo, puede que te resulte difícil progresar. Establece una fecha en la que empezarás las clases, encuentra el curso que vas a realizar y planifica cuánto tiempo le dedicarás cada semana. Cuando te fijas objetivos, estás decidiendo el destino, pero un plan de acción específico y sólido es lo que forma la ruta. Tratar de alcanzar tus objetivos sin uno es como tratar de encontrar un tesoro escondido sin un mapa.

Evalúa tus objetivos de manera constante y reajusta tu plan de acción cuando lo necesites (y si lo necesitas).

Ordena tus objetivos

Establecer prioridades adecuadas es sumamente importante para la fijación de objetivos eficaces. También debes recordar que, si bien puedes tener objetivos relacionados con cada aspecto de tu vida, no es aconsejable sobrecargarte con ellos. Asegúrate siempre de que los objetivos que te propongas sean manejables y estén bien enfocados. Desglosa los grandes objetivos y calcula cómo los objetivos más pequeños pueden ayudar a lograr los más grandes. Usa cada objetivo como un bloque de construcción o herramienta, y diseña un marco para la mejor manera de encajarlos.

Haz tiempo para tus objetivos

Como se ha mencionado, establecer objetivos no es algo que se deba hacer de vez en cuando y ciertamente no se debe guardar para las resoluciones de Año Nuevo. En efecto, establecer objetivos es algo que puedes hacer periódicamente, incluso todas las mañanas. Dedica el tiempo programado para revisar tus objetivos y asegúrate de llevar siempre un registro de tu progreso. La satisfacción de marcar objetivos más pequeños te dará una motivación extra para abordar los objetivos de rendimiento más grandes.

Los objetivos no tienen que centrarse en los grandes logros de la vida: puedes y debes establecer objetivos a corto plazo para un año, un mes, una semana, un día, o incluso para la siguiente hora. En pocas palabras, establecer objetivos es una forma de fomentar la organización y la realización de ellos, sin importar lo grandes o pequeños que sean. Establecer objetivos te ayudará a comprender y racionalizar tus responsabilidades, lo que a su vez te hará más productivo, motivado, organizado y eficiente.