¿Qué es la procastinación?

Si te encuentras poniendo excusas para hacer todo "más tarde", especialmente si el momento específico de la acción parece no llegar nunca, quizás seas un procastinador.

Significado de la procastinación

La "procastinación" generalmente se define como el retraso de una tarea que debes hacer porque no es divertida. Todos lo hemos hecho. Simplemente piensa en todas las veces que has postergado tareas aburridas como pagar facturas, acomodar tu bandeja de entrada o enviar los recibos del mes a contabilidad. Tradicionalmente, la procastinación se asociaba a la incapacidad de administrar bien tu tiempo o incluso simplemente a la pereza, pero las investigaciones modernas sugieren que es, de hecho, un problema psicológico.

¿Soy un procastinador?

Muy probablemente lo seas, pero no te preocupes, la mayoría de las personas lo son en cierto grado, a pesar de que si postergas tareas con mucha frecuencia se te puede considerar un procastinador crónico. Existe cierto patrón que sigue la procastinación en general, mediante el cual se suelen descartar actividades como la administración del tiempo y las listas de tareas, ya que quizás priorices hacer cualquier otra cosa en cambio.

Buscas activamente una distracción

Existe una diferencia entre estar genuinamente muy ocupado e intentar evitar tareas clave. Quizás te encuentres permitiéndote "cinco minutos más" en las redes sociales o en los videojuegos, o simplemente mirando por la ventana durante media hora. Quizás no sientas que estás alejando las tareas activamente; después de todo, no has salido ni has programado nada, el tiempo simplemente se te escapó, pero esta es una característica esencial de la procastinación.

Tu administración del tiempo es buena

Este es un diferenciador importante entre la procastinación y la administración del tiempo. Ciertamente, existe un cruce significativo entre las dos, pero un procastinador no es necesariamente un mal administrador del tiempo. De hecho, quizás nunca hayas entregado fuera del plazo y quizás completes tus tareas atrasadas con el mismo nivel de detalle y perfeccionismo con el que siempre lo harías, solo que terminas haciéndolo todo a último momento.

No te estás cuidando a ti mismo

Este es un resultado esencial de los tiempos modernos, ya que la procastinación no es solo pereza o la incapacidad de mantenerse organizado, también puede indicar problemas de salud mental. El Dr. Piers Steel se anima a llamar la procastinación un acto de autodaño. Sabes que tienes una tarea que debes completar, sabes que si no la completas no obtendrás buenos resultados y aún así buscas una distracción. Las emociones negativas como la ansiedad, el miedo al fracaso y la baja autoestima conducen a la procastinación, del mismo modo en que deseas evitar el estrés de una entrevista de trabajo intimidante y te quedas toda la noche anterior despierto, incluso si sabes que presentarte con cinco horas de sueño es una pésima idea.

Tómate un tiempo para alinear correctamente tus sentimientos, disfruta de la conciencia plena y asegúrate de que eres capaz de enfrentar la tarea en cuestión. Intenta aplacar tu miedo y ver la tarea de tu trabajo como cualquier otra. Incluso el perfeccionista más comprometido debe admitir que hacer algo es mucho mejor que no hacer nada en absoluto.

Sientes que has perdido fuerza de voluntad

Esto se relaciona con lo anterior, ya que experimentas una sensación de fracaso por tu pérdida de motivación y dejas que afecte tu enfoque general al trabajo. Es perfectamente natural atravesar altibajos en relación con la motivación en el trabajo y, nuevamente, cierto cuidado personal puede darte ánimo para reafirmarte. Intenta cambiar de contexto; por ejemplo, trabaja en una tranquila sala de reuniones en lugar de tu escritorio en medio de la oficina. Si trabajas desde tu casa, puedes intentar ir a un café. Rodearte de gente ocupada y productiva puede ayudarte a aumentar tu propia motivación.

Te encuentras "refugiándote" en otras acciones

Otra conexión esencial entre la procastinación y la salud mental es cómo suele manifestarse a través de la comida. El “procastinacomedor” es quien come como una forma de distracción. Quizás pienses que si abandonas tu escritorio para tomar un bocadillo en la cocina y socializar con tus colegas es algo positivo, pero en definitiva solo te estás refugiando en la comida para intentar sentirte mejor sobre los sentimientos negativos que te inspira la tarea inminente.

Te sientes abrumado constantemente

Nadie evita las cosas que disfruta o que hace bien. Por lo tanto, si estás postergando una tarea, pregúntate por qué. Puedes descubrir que la respuesta no tiene mucha relación con tus capacidades, sino con la manera en que abordas la tarea. Quizás tú y tu equipo no cuentan con las mejores herramientas para el trabajo, lo cual te hace sentir ansioso no porque no puedes hacer algo, sino simplemente porque no puedes hacerlo bien.

Cómo acabar con la procastinación

Como puedes ver, la principal causa de la procastinación son las emociones negativas. Es nuestro intento erróneo de supervivencia, de alejar las tareas malas y desagradables, y de recurrir en cambio a la gratificación instantánea. Pero solo termina dañándonos aún más. Por ello, para superar estos problemas, debes adoptar ciertas medidas para combatir estos sentimientos perjudiciales.

Hemos mencionado algunas maneras en las que puedes intentar superar esos sentimientos que causan la procastinación, pero hay formas más objetivas para eliminar este fenómeno que se roba el tiempo de tu vida.

Mantente en contacto

Los sentimientos de aislamiento y soledad frente a tu tarea inminente pueden ser un factor muy importante en la procastinación. Mantente en contacto con tu equipo, ya sea a través de los mensajes instantáneos, el correo electrónico o incluso una clásica llamada telefónica. Saber que no estás solo con la tarea no solo puede evitar que te sientas ansioso, sino también hacerte responsable de hacer tu parte.

Asegúrate de que tienes las herramientas adecuadas para la tarea

No solo una tarea aterradora puede hacernos procastinar, sino también el método que se espera que usemos. Además de esto, el hecho de que nos exijan que usemos una docena de herramientas, programas y archivos diferentes puede resultar abrumador rápidamente. Solo es cuestión de tiempo antes de que decidas que sería mejor abrir otra pestaña y revisar rápidamente tus redes sociales. Dropbox te permite crear un sitio centralizado para que colabores con tu trabajo, y te ayuda a permanecer concentrado y libre de distracciones. Tus documentos, notificaciones, listas de tareas, comentarios y ediciones se comparten fácilmente en Dropbox, por lo que puedes progresar en lugar de procastinar.

Promueve tu productividad

Todos trabajan de manera diferente y solo tú conoces qué funciona mejor para ti. Entonces, analiza cuidadosamente tus hábitos de trabajo y determina cómo puedes optimizar tu espacio de trabajo y tu día laboral. Recuerda que, independientemente de todo, tú tienes el control como el impulsor de tus propias acciones. Desde usar herramientas de productividad para garantizar que nada se interponga entre ti, tu equipo y tus objetivos, hasta dividir tu día en períodos de trabajo manejables como Pomodoros; si logras empoderarte, le quitas poder a la seducción de la procastinación.