Dispositivos de almacenamiento

Uso de dispositivos de almacenamiento para compartir archivos

Las empresas que trabajan con archivos grandes a menudo no consiguen colaborar de una forma eficaz. Los límites de tamaño de los archivos hacen que el correo electrónico pueda utilizarse únicamente con archivos pequeños, y el uso de servidores de FTP puede resultar complicado. Muchos equipos terminan guardando sus archivos en unidades USB, tarjetas SD o unidades de disco externas, y las entregan personalmente a sus compañeros para que copien los archivos en sus dispositivos.

Aunque es una forma económica de compartir archivos, no ofrece nada en cuanto a sincronización o versiones de archivos, e introduce ciertos problemas de seguridad si los archivos no se eliminan de forma manual desde el dispositivo después de utilizarlos.

Contexto

Antes de Internet, la única forma de compartir datos era mover físicamente dispositivos de almacenamiento de un ordenador a otro. Hemos avanzado mucho desde entonces, pero los dispositivos de almacenamiento siguen jugando un papel importante en muchos sectores. Archivos como secuencias de vídeo sin editar, fotografías en alta resolución o bases de datos de gran tamaño son solo algunos ejemplos de elementos que resultan más eficientes de transferir mediante una unidad USB que a través de una conexión de red.

Latencia vs ancho de banda

Las conexiones de red siempre requieren un equilibrio entre la latencia y el ancho de banda. La latencia se refiere al tiempo que tarda un mensaje en llegar a su destino, y el ancho de banda a la cantidad de datos que se pueden transferir en un periodo de tiempo dado. Generalmente, las redes intentan tener una latencia baja y un ancho de banda amplio.

Por ejemplo, cuando envías un mensaje de texto a alguien desde tu teléfono móvil, lo recibe casi al instante. Esto es un ejemplo de latencia relativamente baja de las redes móviles. Pero, si intentas enviar una foto en alta resolución, tardará en enviarse al menos unos segundos. Por tanto, las redes móviles tienen un ancho de banda reducido.

Los dispositivos de almacenamiento como solución para compartir archivos se encuentran en el extremo opuesto. Aunque tienen una latencia alta, el ancho de banda relativamente amplio compensa ese aspecto. Por ejemplo, si escribes una nota a un compañero y te desplazas al piso de abajo para dársela, se tarda bastante (latencia alta), pero si coges un disco duro extraíble de camino, podrás transferir un montón de información (ancho de banda amplio).